El Vain, hotel boutique en Palermo, ofrece una atención personalizada que lo diferencia de los grandes hoteles. Te lo presento en este post.

Conocí el Vain Hotel gracias a la invitación de Marilyn Geraghty de MG marketing digital para disfrutar de un delicioso brunch junto a otros bloggers de viajes. También hicimos una recorrida por las instalaciones del hotel.

Dónde queda el Vain Hotel

Se encuentra en la calle Thames 2226, a dos cuadras de la avenida Santa Fe. Es una zona ideal para quienes busquen hospedarse en la zona de Palermo Soho o pasar un fin de semana en Buenos Aires. Además, está muy cerca del subterráneo y muchas líneas de colectivos pasan por la cercanía.

Es de fácil acceso tanto desde Aeroparque como desde la Terminal de micros de Retiro.

Recorriendo el hotel

Es una encantadora casona de principios del siglo XX con detalles de modernidad. Tiene sólo 15 habitaciones con camas sommier, escritorio, caja de seguridad, espacio de guardado y televisor led.

Se conservaron los pisos originales así como algunos muebles y también se respetó la arquitectura original. La insonorización es muy buena. Hay ascensor.

En el último piso del Vain Hotel hay una terraza con muebles de jardín y un jacuzzi que se habilita a pedido de cada huésped. Junto a esta terraza hay una hermosísima sala de estar donde por las tardes se puede disfrutar de un servicio de merienda. Me encantó el detalle de las mantas de lana en los sofás para que los pasajeros que llegan muy temprano antes del check in puedan descansar bien abrigados.

Como podrán ver en las fotos,  en los espacios comunes se lucen los vinilos con frases alusivas a la vanidad (vain=vanidad en inglés).

Y el más impactante, el de Marilyn Monroe sobre el vidrio junto a la entrada.

vain-hotel-hall

 

El brunch de fin de semana de Vain Hotel

Sin dudas, el gran diferencial de este hotel está en el brunch que sirve a sus huéspedes los fines de semana y en un horario amplio. Está incluido en la tarifa.

Comenzamos con medialunas, panes varios, mermeladas, dulce de leche, frutas y jugo natural de naranjas. Continúa con mini tartas, papas al horno, ensaladas, bruschettas. Luego llegan las variedades calientes: tostados de jamón y queso y huevos revueltos. Y finalizamos con la frutilla del postre, frase nunca mejor aplicada, ya que es un bavarois de frutilla 🙂

Muchísimas gracias a Vain Hotel por la atención brindada.

Para reservas o más información, la web del hotel es http://www.vainhotel.com/es/vain-boutique-hotel/